reptes
del sector turístic
 
 
 
 
 
Turismo: del negocio de unos pocos a una actividad económica estratégica de país para ganar todos

Catalunya, históricamente un destino turístico importante a nivel europeo y mundial, se ha visto favorecida durante este periodo de crisis económica, que abarca prácticamente la última década, por factores externos de diversa índole (conflictos bélicos e inestabilidad política y social en otros mercados turísticos, especialmente en la competencia directa de la zona mediterránea, precios anormalmente bajos del petróleo) e internos (principalmente la devaluación salarial derivada de la reforma laboral de 2012). Estas circunstancias han propiciado que Catalunya haya superado año tras año récords cuantitativos en su actividad turística sobre los que podemos citar algunos ejemplos.

- 19.748.834 visitantes en 2017, un 11,66% más respecto a 2015 que registró 17.686.358
- 57.062.889 pernoctaciones en 2017 comparativamente a 51.982.055 en 2015 un 9,77% más
- De una Tarifa Media de 88,37€ en 2015 al 96,90€ en 2017 (+9.65%)
- Ingreso Medio por Habitación de 55,96 € en 2015 a 67,20€ en 2017, un incremento del 20,08%
Fuente: Ministerio de Industria, Comercio y Turismo

Como prueban estos datos, el negocio y la rentabilidad de las empresas y grupos hoteleros, sin contar su actividad internacional (recordemos que es uno de los sectores más internacionalizados de la economía española), no solo se ha mantenido en los mercados locales, sino que ha aumentado en este periodo, siendo una excepción entre la multitud de sectores económicos que han sufrido enormemente los efectos de la crisis, con intensa desaparición de empresas y destrucción de empleo. De hecho mientras el conjunto de los sectores han perdido tasa de empleo desde 2008, un 6,2% menos, el turismo lo ha incrementado (hasta 2016) en un 13,4% (datos a nivel estatal).

En términos de empleo, se trata de un sector muy intensivo en capital humano de manera directa e indirecta. La tasa de gastos de personal de este sector es muy superior (29%) al de otros sectores troncales (la industria se mueve en tasas del 12% y el comercio del 9% por citar dos ejemplos). Un sector que no crea empleo de alto valor añadido, un 90% del empleo (cifra que crece hasta un 96% en la hostelería) figura entre los grupos 4 a 11 de cotización de la Seguridad Social (ayudantes no titulados, Oficiales, Auxiliares).

Su actividad impacta en multitud de actividades y servicios: servicios de comidas y bebidas, transportes (terrestre, aéreo, marítimo), actividades de ocio, alquiler, etc. En su conjunto, las distintas fuentes (Turespaña, INE, Idescat) cifran el volumen de empleo del sector turístico en niveles porcentuales similares a nivel Estatal (13,7%) y en Catalunya (13,6%), con tendencia al alza; en los últimos doce meses, la población ocupada del sector en Catalunya ha crecido en un 2,3%, 5.600 personas más se han incorporado a la industria turística y sectores anexos a la misma, hasta alcanzar los 457.900 empleos. Un último dato que denota la importancia del sector, el “Estudio sobre el sector turístico español”, publicado en abril de 2018 por Exceltur, indica que por cada 100 empleos turísticos se crean 69 en otros sectores.

Los datos enunciados denotan la creciente importancia del sector, pero frente a ellos se da una cara B, PRECARIEDAD, en todas sus variedades: externalización de trabajos a empresas multiservicios (dando lugar a realidades de explotación tan visibles y vergonzantes como las sufridas por las camareras de pisos), el contrato temporal como norma (abusivo incluso teniendo en cuenta la estacionalidad propia del sector), contratos a tiempo parcial como vía de flexibilidad total en el tiempo de trabajo y potencial fraude en tiempo de trabajo no retribuido ni cotizado, cargas de trabajo excesivas que derivan en crónicos problemas de salud laboral.

En una visión amplia de la economía, sería reduccionista hablar de turismo solo desde la perspectiva laboral y desde la visión sectorial. El fenómeno turístico tiene un impacto importante sobre muchos otros factores:

- Medioambientales: una población ve aumentado su población por 2 o por 10, aumenta el consumo energético, los residuos, el consumo de agua, etc.
- Impacto sobre bienes básicos: la vivienda residencial, de compra o alquiler se ve impactada por la invasión de pisos turísticos, irregulares en multitud de casos, lo que supone un incremento de los precios desorbitados, especialmente del alquiler.
- Problemas de convivencia: el turista no sigue las pautas de convivencia vecinal, su interés es otro en su tiempo de ocio. En zonas turísticas especialmente intensas (como la ciudad de Barcelona) esto ha provocado problemas severos, e incluso el desplazamiento de la población residencial.
- Demanda de Servicios Públicos: sanidad, transporte (especialmente el público en las grandes ciudades), seguridad, etc.
- Otras actividades económicas directamente impactadas en mayor o menor medida ya citadas anteriormente (comercio, restauración, ocio en un sentido amplio cultural/deportivo, etc.)

Como todo sector con un gran mercado que atender, lucrativo y en expansión, aparecen innovaciones en todas las vertientes de actividad, se transforman los canales tradicionales de gestión y contratación turística o aparecen nuevas actividades relacionadas a través de la llamada “economía colaborativa” o las plataformas digitales (desde los apartamentos turísticos, a los negocios exclusivamente para turistas: alquiler de bicis, guías) que alteran y sobrepasan la regulaciones establecidas sectorialmente, tanto desde el punto de vista laboral, fiscal o mercantil (autorizaciones administrativas de nuevas actividades económicas).

Como podemos ver y comprobar el TURISMO es diverso en su actividad económica, como también es diferente su impacto sobre el territorio: nada tiene que ver el que se da en Barcelona, con el que se produce en el Maresme, la Costa Daurada, Baix Empordà o el Pirineo, por poner algunos ejemplos.

Delante de este realidad compleja, nos encontramos que los agentes que operan en este mercado encuentran escasa respuesta en la planificación estratégica y política por parte de los responsables políticos de nuestras instituciones. Generalitat o ayuntamientos no saben muy bien qué hacer, actuando muchas veces desde la precipitación o desde la improvisación o, en la mayoría de casos, desde la más absoluta inacción.

Y comienzan a aparecer señales para actuar con celeridad. El viento de cola, los factores coyunturales favorables que señalábamos al principio (conflictividad en el Mediterráneo, precio del petróleo, etc.) y que propiciaron datos de récord en la industria turística están cambiando rápidamente.

Desde CCOO creemos que es imprescindible construir un MODELO TURÍSTICO libre de vaivenes externos y estacionales, de calidad y con formación profesional, integrado en el territorio y apostando por la diversificación de la actividad y los destinos. Por ello venimos reclamando y proponiendo una mesa de trabajo multidisciplinar que culmine en un PACTE NACIONAL DE TURISMO en Catalunya, cuyos principales objetivos sean conseguir una industria turística sostenible ecológicamente, respetuosa con el entorno social y con cualificación profesional y buenas condiciones laborales.

Luis Jiménez Mesa
secretari general de CCOO Serveis de Catalunya

 
 
 
Privacitat i protecció de dades
Les teves dades formen part d’un fitxer del qual és titular CCOO de Catalunya. La finalitat d’aquest fitxer és mantenir-te informat de l’activitat de CCOO de Catalunya que poden ser del teu interès. D’acord amb la posada en marxa del nou RGPD, a l’adreça electrònica rgpd@ccoo.cat pots enviar-nos totes les teves observacions, dubtes i suggeriments. També t’informem que pots exercir els teus drets d’accés, rectificació, supressió i oposició adreçant-te a la Delegació de Protecció de Dades de CCOO de Catalunya, Via Laietana, 16, 08003, Barcelona. I per consultar tota la informació relacionada hem posat en marxa la web https://rgpd.ccoo.cat, on també podrem interactuar sobre aquest tema.

El Butlletí Treball, Economia i Societat està editat per CCOO de Catalunya.
Directora: Dolors Llobet.
Consell d’aquest número del Butlletí: Llorenç Serrano, Gina Argemir, Salvador Clarós, Luis Jiménez Mesa, Ramón González Monroy, Esteban Sanabria, Paco Galván, David Monsergas.
Participen en aquest número: Joan Carles Gallego, Josep Maria Montalbán Ruiz, José Manuel Jurado, Romina Garcia, Carmen Martorell de Balanzó i Carles García.
Edició: Miquel de Toro.
Altes o baixes al Butlletí, modificació de dades o suggeriments: ceres@ccoo.cat